?

Log in

Previous | Next

Cosas que sueño

De nuevo he tenido uno de esos sueños que parecen pelis. No sé si la otra gente sueña así, pero yo lo hago y a menudo. Este además era muy vívido y muchos de los detalles estan muy claros en mi mente, así que voy a proceder a relatarlo a continuación.

Así que, sin más dilación, os presento el relato de mi curioso sueño que titularé:
"El bastón del tiempo o No cenes pizza si vas a irte a dormir pronto"


Dos hombres llegan en un cochecito antiguo y hecho caldo a un pueblo. El pueblo no es muy grande, pero lo suficiente para que haya unas mil personas o así. Uno de ellos es un hombre joven, guapo, con barba de tres o cuatro días y el otro es mayor: delgado, enjuto, de nariz prominente y cejas marcadas (Marc Cartes y Leonard Nimoy en mi cabeza y así es como voy a llamarles a partir de ahora ya que no recuerdo como se llamaban en el sueño).

En el pueblo hacen muchas cosas (trabajan de lo que pueden y ayudan mucho a al gente), y aunque no paran de insistir (sobretodo Marc) en que están de paso, poco a poco parece que ya sean del pueblo y no vayan a irse nunca. Entablan una gran amistad conmigo (bueno, era yo, pero no era yo, con esa claridad de los sueños que luego cuesta de explicar) y yo poco a poco me enamoro de Marc (no te jode!).

Un día, cuando todo parece ir bien y yo vivo en la gloria, Leonard recibe un disparo en el parking del supermercado mientras buscaba algo en el maletero. Nosotros oímos el disparo, pero no llegamos a tiempo. Su muerte es un duro golpe, sobretodo para Marc, que decide irse del pueblo diciendo que deberían haberlo hecho hace mucho tiempo.

Con el corazón encogido, tras el funeral, le ayudo a cargar el chochecito con sus cosas y las de Leonard y entre ellas nos topamos con una especie de báculo acabado en punta, como una pirámide. No es una de esas piezas de anticuario, si no que parece casero. Mientras lo observamos se acerca una señora muy mayor y nos dice que ella ha visto ese bastón antes, y ese coche. Que hacía años que no pensaba en ello, pero al ver el bastón lo ha recordado como si fuera ayer. Cuando era niña un señor llegó al pueblo, con ese bastón y ese coche. Decía que cuando encontrara la combinación correcta, podría viajar en el tiempo.

Marc dice que es la primera vez que ve el báculo y mientras discutimos el tema con la señora oímos de nuevo un disparo. Paralizados, con el recuerdo fresco en nuestras mentes, no reaccionamos hasta que empiezan a llegar a nosotros, como rodando desde lo alto de la calle, casquillos vacíos de bala. Uno detrás de otro, como si fuera un anuncio de televisiones, aunque no se oían más disparos.

Me acerco a mirar. No sé porqué voy sola, pero parece lógico. Marc se queda con la señora y yo me acerco a mirar. Entonces, giro la esquina, desde donde han caído los casquillos, y está Leonard, como paralizado en el acto de recibir el disparo, con un casquillo saltando de la nada donde debería estar el pistolero con cada sorda detonación. Paralizada de pena y miedo, le toco el hombro y entonces se vuelve hacia mí y cae en mis brazos. Sangra de su herida y sé que no voy a poder salvarle porque en realidad ya murió. Leonard sí consiguió viajar en el tiempo al fin y al cabo.

Pero aún así le pido llorando que aguante, que llamaré a Marc y le llevaremos al hospital. Y él me dice que no, que no tiene mucho tiempo, que debe regresar y yo sé lo que quiere decir. Me dice que cuide de Marc y le digo que no voy a poder, porque se va, y él me dice que se quedará si yo se lo pido, que lo intente, que aunque no lo parezca le he robado el corazón.

Y me quedo sola de nuevo, con los brazos extendidos, con sangre en mis manos y sin saber qué le voy a contar a Marc y sin creer ni por un momento que se va a quedar porque yo se lo pida.


Y aquí me he despertado, porque mi gata ha decidido que era el momento de arañar arena para tapar el pipi que acabab de hacer. No sé el desenlace, ni lo sabré porque no hay manera de recuperar un sueño por más que en las pelis digan que sí. Así que me he despertado muy triste, indeciblemente triste, porque la muerte que acaba de presenciar en mi subconsciente era muy real y, a la vez, decepcionada, porque para una vez que podía ligarme a Marc cartes, va y me despierto antes de que haya tomate T_T

Ahora en serio, ha sido uno de esos sueños en que los sentimientos del sueño han tardado en abandonarme horas. Esos de los que te despiertas y lo que ves a tu alrededor te parece menos real, más difuso, que la escena de la que acabas de despertar.

Tags:

Tags

Latest Month

November 2014
S M T W T F S
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow